«

»

Parque Nacional Marítimo – Terrestre del Archipiélago de Cabrera

Castell de CabreraA poco más de una hora de navegación desde Mallorca, el Archipiélago de Cabrera constituye el mejor exponente de ecosistemas insulares no alterados del Mediterráneo español. Desde 1991, el Parque Nacional Marítimo Terrestre cobija toda la riqueza natural de este conjunto de islas e islotes calcáreos: importantes colonias de aves marinas, especies endémicas y uno de los fondos marinos mejor conservados de nuestro litoral.

En este Parque , predominan los arbustos leñosos de hoja coriácea y pequeña, formadores de la garriga, matorral perfectamente adaptado a los rigores del clima mediterráneo, existen varios endemismos: astrágalo de las Baleares (Astragalus balearicus), rubia (Rubia angustifolia ssp. cespitosa), tragamoscas (Dracunculus muscivorum ), hipericón balear(Hypericum balearicum), etc. Constituye un importante punto de escala en la ruta migratoria de más de 150 especies de aves, tanto en el paso primaveral como en el otoñal. Son vecinas de las islas desde la gaviota de Audouin (Larus audouini) hasta el halcon de Eleonora (Falco eleonorae). Los fondos marinos también representan una parte muy importante del Parque, con más de 200 especies de peces y numerosos invertebrados endémicos.

A pesar de su pequeño tamaño, Cabrera ha sufrido numerosos avatares con el transcurrir de los tiempos. Desde épocas remotas, muchos pueblos y civilizaciones han recalado en estas costas: fenicios, cartagineses, romanos y bizantinos buscaron aquí refugio, alimentos y agua.

En el siglo XIV se construye el castillo para proteger la isla de los ataques de los piratas berberiscos, que se mantendrán a lo largo de los siglos siguientes, marcando la historia de las Islas Baleares. Cuando los vigilantes oteaban un barco pirata, lo comunicaban con señales de fuego a las atalayas del sur de Mallorca, y de allí al resto de la isla. Cuentan las crónicas que una de las penas más duras, peor incluso que ir a galeras, era la de ser vigía en Cabrera.

A medida que aumenta el control naval sobre el Mediterráneo, van disminuyendo los asaltos de los piratas, lo que permite que se normalicen las actividades ganaderas y agrícolas.

En 1809, la batalla de Bailén supone la primera derrota de los ejércitos de Napoleón en la guerra de la Independencia. Los prisioneros franceses son trasladados a los pontones de Cádiz, barcazas que hacían la función de prisiones flotantes, y de allí a Mallorca, donde se ofreció Cabrera como alternativa, ante el temor de la población local de tener que albergar entre 6.000 y 9.000 prisioneros sin contar con las instalaciones adecuadas. El cautiverio se prolongó a lo largo de cinco años, hasta que se firma la paz en 1814. Sólo 3.600 hombres volvieron a Francia.

Durante el siglo XIX, se producen algunos cambios en Cabrera, que culminan a finales de siglo con un nuevo proyecto de repoblación que vuelve a fracasar. En 1890, Cabrera pasa a ser propiedad de la familia Feliu, que construye Can Feliu y Es Celler, impulsando el cultivo de la vid e intentando repoblar la isla. El proyecto se denominó Villacristina.

En 1916, Cabrera es expropiada por intereses de la defensa nacional, y se establece una pequeña guarnición de unos treinta hombres que no afectaba excesivamente a la naturaleza de la isla y que incluso mantenía cierto control sobre las actividades humanas.

A principios de 1988, el Parlamento Balear tomó la decisión de iniciar el proceso de declaración de Cabrera como Parque Nacional Marítimo Terrestre, que culminó en marzo de 1991.

Archipiélago de Cabrera: Valores naturales

Fondos marinos, islotes rocosos, maquia mediterránea, endemismos, aves marinas… caracterizan el medio natural del Parque Nacíonal Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera

La isla de Cabrera

En Cabrera, el clima es del tipo mediterráneo semiárido, con una temperatura media de 17º C, veranos muy calurosos y secos e inviernos suaves y poco lluviosos. Las precipitaciones medias son de 334 mm. al año.

La isla de Cabrera es un relieve emergido, continuación de La Serra de Levante de Mallorca: hace unos treinta y cinco millones de años, en el Oligoceno, el movimiento de las placas continentales europea y africana originó la gran Cordillera Bética, de la que Cabrera, Mallorca y las islas Pitiusas formaban parte.

Tras el último período glacial, los hielos se fundieron, el Mediterráneo recuperó su nivel y Cabrera quedó aislada de Mallorca hace unos doce mil años.

Los materiales del Cuaternario, blandos y ricos en nutrientes, buenos para la agricultura, son escasos, lo que ha determinado históricamente niveles bajos de población.

La vida en el mar

Las praderas submarinas

Al sumergirnos por primera vez en las aguas de Cabrera, nos llama poderosamente la atención su nitidez. Parece que volamos, ingrávidos, sobre las praderas de posidonia (Posidonia oceanica), un alga que no es tal, sino una planta superior, con raíces y flores, endémica del Mediterráneo, y de una excepcional importancia ecológica. Sus tallos dan cobijo a un gran número de seres: aquí viven peces como la chopa (Spondyliosoma cantharus), la vaca (Serranus scriba), la dorada (Sparus aurata), el dentón (Dentex dentex), la voraz lubina (Dicentrarchus labrax), la salpa o salema (Sarpa salpa), de reflejos dorados, que se alimenta de las hojas de la posidonia en grupos o cardúmenes de hasta cientos de individuos, auténticos rebaños submarinos, erizos, sepias y,con algo de suerte, encontraremos a la nacra (Pinna nobilis), enorme molusco bivalvo, que aquí tiene su escondite.

Los fondos rocosos

Los fondos rocosos son los hábitats submarinos que ofrecen un mayor esplendor y diversidad, dotando a la fauna de refugio y alimento.

Éste es el lugar donde viven los meros (Epinephelus guaza), peces de gran tamaño y buen carácter, las escórporas y rascacios (Scorpaena spp.), de venenosas espinas, maestros del camuflaje, los pulpos (Octopus vulgaris), animal muy curioso e inteligente, las morenas (Muraena helena), los congrios (Conger conger), etc., seres todos ellos moradores de cuevas y recovecos. Aquí veremos numerosos invertebrados: bígaros, bellotas de mar, cangrejos, holoturias, estrellas, etc. Sobre la roca crece un simpar número de algas, desde la delicada Acetabularia, con forma de sombrilla, hasta las duras algas calcáreas, que constituyen el soporte del coralígeno.

En las costas de Cabrera no faltan animales de mayor tamaño, como el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín listado (Stenella coeruleoalba), el delfín común (Delphinus delphis) y la tortuga boba (Caretta caretta).

Flora

En cuanto a la flora marina, hay que recordar que alrededor de un 85 % de la superficie del Parque Nacional de Cabrera es mar. Bajo las aguas que rodean este conjunto de islas, tienen suhábitat multitud de especies vegetales y algares que, gracias a la claridad que alcanzan las aguas, resultan fácilmente localizables. Es posible observar más de 160 especies, entre las que destacan por su número las algas. Lo más impresionante son las praderas de posidonia oceánica: parecida a las algas, la posidonia es en realidad una planta superior que cuenta con raíces y flores, considerada como una de las principales fuentes de vida del Mediterráneo y lamentablemente en grave regresión en toda la costa.

El parque se asienta sobre calizas, margas y dolomías de origen terciario, y tiene un clima mediterráneo. En el medio terrestre, el archipiélago presenta una vegetación típicamente mediterránea, con una comunidad muy extendida de maquia con acebuches y matorralxerófilo, con algunos bosquecillos de pino carrasco. Sin embargo, Cabrera muestra unas particularidades: al lado del acebuche, el olivillo, los aladiernos, la lechetrezna, aparecen especies típicas del encinar, como el aladierno endémico Rhamnus ludovici-salvatoris y, en cotas más elevadas, el boj baleárico (Buxus balearica).

Otra característica es la amplia extensión que presentan los sabinares, precisamente allí donde el suelo es más escaso.

La subespecie a la que pertenecen estas sabinas es Juniperus phoenicea turbinata (Guss.) Nyman.

El archipiélago cuenta con 22 endemismos baleares, como el astrágalo de las Baleares (Astragalus balearicus) y el hipérico balear (Hypericum balearicum), y sólo una subespecie endémica de Cabrera: Rubia angustifolia caespitosa.

Fauna

El archipiélago de Cabrera, juntamente con las aguas y los fondos marinos que lo rodean, constituye uno de los espacios naturales mejor conservados del Mediterráneo, rebosante de vida, tanto marina como terrestre. Sus aguas sorprenden por su excepcional transparencia y visibilidad, por sus cuevas submarinas, en las que siguen apareciendo especies sin catalogar, como son varioscrustáceos endémicos descubiertos en aguas de una cueva. Los hechos de que el archipiélago se encuentre alejado de núcleos urbanos y de no recibir ningún aporte de aguas continentales reducen al mínimo la contaminación de sus aguas, con lo que sus biotopos aparecen extremadamente conservados. Es precisamente la gran biodiversidad de estas aguas lo que ha permitido al Archipiélago de Cabrera su declaración como Parque Nacional.

Desde el punto de vista faunístico, lo más importante de la riqueza biótica de Cabrera, entre otras muchas cosas, es la abundancia y variedad de aves que viven en las islas o pasan por ellas, y que se incrementan en época de migración, ya que miles de aves utilizan el archipiélago como zona de descanso (se han catalogado hasta 130 especies diferentes). Ello ha hecho posible su declaración como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

Los anfibios son los grandes ausentes del archipiélago, debido sobre todo a la falta de acumulaciones de agua dulce, un bien bastante escaso en las islas.

Castillo de Cabrera [Autor: J.C. Molina y J.L. Perea]

Ficha Técnica

  • Declaración:  Ley 14/91, de 29 de abril
  • Instrumentos:  Plan Rector de Uso y Gestión (Decreto 58/2006, de 1 de julio).
  • Superficie: 10.021 hectáreas (8.703 marítimas y 1.318 terrestres), pertenecientes al municipio de Palma de Mallorca.
  • Provincia: Islas Baleares.
  • Comunidad Autónoma: Islas Baleares.
  • Coordenadas: Sito en la Comunidad Autónoma de Baleares, al sur de la isla de Mallorca, el Parque Nacional engloba el Archipiélago de Cabrera y su entorno marino, entre los siguientes puntos geográficos: 39º 13’ 30’’ N2º 58’ E; 39º 13’ 30’’ N3º E; 39º 6’ 30’’ N3º E; 39º 6’ 30’’ N2º 53’ 30’’ E; 39º 10’ N2º 53’ 30’’E.
  • Información Cartográfica: Capas vectoriales en formato shape (.shp)

Desde el 1 de julio de 2009, la gestión del Parque Nacional Marítimo – Terrestre del Archipiélago de Cabrera corresponde en exclusiva a la Comunidad Autónoma de les Illes Balears

  • Real Decreto 1043/2009, de 29 de junio, de ampliación de las funciones y servicios de la Administración del Estado traspasados a la Comunidad Autónoma de las Illes Balears, en materia de conservación de la naturaleza (Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera). (BOE, nº 157, de 30 de junio de 2009)
  • Legislación del Govern de les Illes Balears ante la toma de posesión de competencias en la gestión del P.N.M.T. del Archipiélago de Cabrera: LEY 5/2005, de 26 de mayo, para la conservación de los espacios de relevancia ambiental

Contacto

Director-Conservador: D. Jorge Moreno Pérez

Gremi de Corredors núm 10 – Polígon Son Rossinyol

07009 Palma de Mallorca

Teléfono: 971 177 641

Fax: 971 176 617

Otros Datos

  • El Parque Nacional está incluido dentro de la Red de Zonas de Especial Protección para las Aves (Z.E.P.A.S), producto de la aplicación en España de la Directiva Aves. De la misma forma es Lugar de Interés Comunitario (LIC). Debido a lo anterior está incluido en la Red Natura 2000.
  • Está integrado en la red Z.E.P.I.M (Zonas de Especial Protección de Importancia para el Mediterráneo) del Protocolo de áreas marinas protegidas del Convenio de Barcelona desde el año 2003.
  • Distribución de la propiedad: 100 % pública. Altitud máxima: 172 m s. n. m. Altitud mínima: 0 m s. n. m. Profundidad máxima del fondo marino: 118 m.

http://www.magrama.gob.es/es/red-parques-nacionales/nuestros-parques/cabrera/